El Multiface+3 de Romantic Robot

Spectrum +3 con Multiface 3 en la revista Crash número 50 (marzo de 1988), página 55.En esta entrada trataré uno de los periféricos para nuestros ZX Spectrum +3 más imprescindibles y útiles, el Multiface 3 de la empresa británica Romantic Robot. La historia de este pequeño añadido se remonta al menos a 1985 (véase por ejemplo la revista MicroHobby número 56, página 35 y MicroHobby Especial número 5, página 60). Aquel primer Multiface One sería seguido por el Multiface II (MH número 104, página 37) y el Multiface 3 para el Spectrum +3 (véase MH número 150, página 8 y MH número 186, página 20) en 1987. Existieron en el mercado otros periféricos de este tipo que ofrecían algunas prestaciones similares, como algunos de los llamados Transfers, el interface DiSCIPLE/+D, el RAMJET o el periférico llamado Pokeador automático de MicroHobby, por poner ejemplos más o menos populares, pero al Spectrum +3 éste es el que mejor le casa. Hay que citar un periférico, clónico hasta en el nombre, del de Romantic Robot, realizado por la empresa española Hard Micro, que a todos los efectos es exactamente el mismo dispositivo.

NMI en el editor de +3BASICUna vez conectado el Multiface 3, el ordenador se comporta de manera totalmente normal y podemos ejecutar normalmente por ejemplo un juego.

Podemos acceder a las opciones del Multiface al pulsar el botón NMI del mismo en cualquier momento de la ejecución del juego, con lo que el mismo queda detenido. Al hacerlo, se superponen en pantalla, en las dos últimas líneas, las nuevas opciones que ofrece el sistema al usuario. Podemos activar o desactivar mediante software la presencia del dispositivo (ON/OFF de la esquina inferior derecha del primer menú). Por defecto se inicia en posición OFF. También se pone en ON automáticamente al pulsar el botón rojo de NMI.

Una de estas novedades es la posibilidad de hacer un volcado de memoria y guardarlo como un fichero en disco, y posteriormente de volverlo a cargar en memoria, en lo que sería un precedente de los snapshots de los emuladores y los ficheros SP, SNA y Z80.

PMultiface 3ara ello lo mejor es pulsar la tecla C (Clear) y luego la tecla S (Save). En este momento se nos pedirá un nombre para el fichero y tras introducirlo, se nos dará la opción de salvar a disco (o a cinta) tanto la pantalla como toda la memoria, así como de configurar el volcado de memoria para 48k y 128k.

Tras esto, tendremos en el disquette A: dos ficheros, uno que podemos cargar con el tradicional LOAD “nombre” y que carga el otro fichero, que es la imagen de memoria.

Para cargar estos volcados desde disco es necesario que en el momento en el que lo hagamos esté igualmente presente el Multiface 3, aunque no necesitamos entrar a través del botón NMI ni los menús, solo que el Multiface esté conectado en el slot de expansión trasero y que esté encendido (ON).

Aspecto de la RAMOtra de las utilidades que incluye el Multiface 3 está relacionada con su capacidad para ofrecernos un examen de la memoria en ejecución previamente a la pulsación del botón NMI e introducir cambios que serán perceptibles al salir de la aplicación del Multiface 3 y volver a la ejecución previa suspendida. Permite examinar la memoria tanto en hexadecimal como en decimal, mostrar el contenido de los registros y editar la memoria.

Otras opciones son el volcado a impresora del contenido de la pantalla, acceder al +3DOS y volver al sistema. Por lo demás, su conexión no parece afectar a la compatibilidad y ejecución de ningún programa. Todo ello hace de este pequeño periférico el compañero ideal para nuestro +3.

Artículos de interés:

De Aventuras con el Spectrum

No resulta particularmente llamativo si uno lo analiza, que el género que más tardó en morir en la primera etapa del ZX Spectrum (desde 1982 hasta bien entrada la década de 1990) fuera el de la aventura conversacional (eso que en el mundo angloparlante actual se llama Interactive Fiction). Cuando el que fuera su principal atractivo de los primeros días, sus capacidades gráficas, quedó demasiado obsoleto con respecto a lo que estaban ofreciendo las máquinas de 16 y 32 bits que empezaban a popularizarse desde finales de los 80, aun quedaba un campo en el que la velocidad del microprocesador, la arquitectura de la CPU, la resolución gráfica y la paleta de color no importaban demasiado, unos juegos en los que no había movimiento ni vertiginosos gráficos en 3D mientras saltamos y disparamos, en los que se teclean las acciones que el jugador desea realizar y es informado de los escenarios en los que se desenvuelve y del resultado de sus actos a través de pantallas y pantallas de texto, algo que no necesitaba prácticamente nada pero que daba mucho juego a la imaginación y que terminó creando populares círculos de aficionados al género. Cuando las grandes empresas comerciales, con su copiosa producción de arcades, matamarcianos y juegos de plataformas, abandonaron el barco del ZX Spectrum a principios de los 90, los aficionados a este particular género y usuarios de este sistema no se vieron tan necesitados, o al menos no por las necesidades de hardware con respecto a estos programas, como para cambiar de plataforma inmediatamente y aun pudieron mantener un mercado secundario de producción y venta de este tipo de software, en lo que supone una supervivencia sin solución de continuidad con la siguiente etapa de los emuladores e Internet.

En este post, sin embargo, nos vamos a centrar en el extremo contrario, sus iniciales andanzas antes de convertirse en un género de culto para algunos, y además en castellano, dado lo tremendamente dependientes del conocimiento del lenguaje que son este tipo de juegos. Nos remontaremos para ello hasta 1984, fecha en la que están disponibles para el público en España nada menos que cinco aventuras: “Crimen Perfecto” (MicroHobby, programada en BASIC), “Dragón” (Anaya, listado BASIC), “El bosque tenebroso” (revista MicroHobby, programada en BASIC), “La mansión de la aventura” (Anaya, listado BASIC) y “Yenght” (Dinamic Software, programada en BASIC compilado). Junto a estas, es posible quizá situar otras dos, “Mad Martha” (Saturn Development Limited-RCA, programada en BASIC) y “Valhalla” (Legend-MoviSoft, programada en BASIC), siendo traducciones de aventuras británicas ambas. Aunque los traductores de estos dos últimos trabajos firmaron los mismos como de 1984, no podemos concluir a qué tipo de distribución, si es que la hubo, se vieron sometidos estos títulos, por lo que no sería totalmente lícito citarlos como programas disponibles en la época.

Al año siguiente, 1985, aparecerían sin embargo, en una especie de pequeño estallido, trece títulos: “La princesa” (FromeSoft/Software Center, programada en QUILL), “Misión 1: Proyecto Vulcano” (Mission Software Ldt., programada en CM), “Alicia en el país de la maravillas” (revista MicroHobby, programada en BASIC), “Aventura interminable” (RUN, programada en BASIC), “Castillo maldito” (revista MicroHobby, programada en BASIC), “El misterio de la Montaña de Plata” (Anaya, listado BASIC), “El Ojo del Guerrero de la Estrella” (REDE, listado BASIC), “Gremlins” (Adventure International, programada en CM), “Hechizo” (revista MicroHobby, programada en BASIC), “La Casa Encantada” (Plesa-SM, listado BASIC), “La Isla de los Secretos” (Anaya, listado BASIC), “La tumba de Ellak” (revista Spectrum Computing, programada en BASIC y CM) y “La venganza del castillo encantado” (Editorial Gustavo Gili, programada en BASIC). Podríamos pensar que esta puntual eclosión bien pudiera haber sido como una especie de prueba hacia la demanda del mercado por este tipo de juegos. Sin embargo, el mercado no respondió en absoluto, ya fuera al género, o a las características de los títulos. Existe, en cualquier caso, alguna que otra pequeña y precoz obra amateur programada ese año, como el caso de “UVE” (programada en BASIC).

Los Ludoides.Para 1986 podemos encontrarnos con “Anillos del Poder” (revista Microhobby, programada en BASIC), “Arquímedes XXI” (Dinamic Software, programada en BASIC y CM), “Cobra’s Arc” (Dinamic Software, programada en CM), “El Laberinto Mágico” (Anaya, listado BASIC), “La Joya Misteriosa” (revista Input Sinclair, listado BASIC), “Los Ludoides” (revista K7 Magazine, programada en CM), “Aventura en el castillo” (revista VideoSpectrum, programada en BASIC), y “Top Secret” (revista ZX, listado BASIC). También aparecieron las primeras y modestas herramientas genéricas, como el compresor/descompresor de textos para aventuras publicado por la revista Input Sinclair (para artículos relacionados con la creación de aventuras conversacionales, véase desde el número 5, de enero de 1986, al número 12, de agosto del mismo año), o el sistema publicado en el libro Enciclopedia Practica de la Informática Aplicada 1: Cómo construir juegos de aventura. Por su parte, empezarán a surgir programadores amateur con desarrollos de más calidad, como con “Ghostbusters” (programada en CM) o “Paranoia” (programada en BASIC). Es de destacar la práctica desaparición de las traducciones de aventuras británicas, excepción hecha de la presentada por Software Center en la revista electrónica K7 Magazine, número 0 (julio de 1986) y del listado BASIC publicado por Anaya.

Y nos detendremos en 1987, donde encontramos a “Don Quijote” (Dinamic Software, programada en GAC), “Indy” (revista MicroHobby, listado BASIC), “Mega-Corp” (Dinamic Software, programada en GAC) y “Stifflip & Co.” (Binary Vision, programada en CM). También siguen apareciendo los primeros programadores amateur, produciendo trabajos como “El cruzado” (programada en QUILL), “The Black Wood” (programada en CM), “Ealigard” (programada en CM) o “Johnny Melabo” (programada en QUILL).

Como podemos observar, una firma destaca entre el resto: MicroHobby, con siete aventuras y que mantendría su apoyo al género, tanto a través de la publicación posterior de otros títulos (por ejemplo, “Keops”, 1988) como de la publicación a partir de ese año de 1987 de secciones fijas y dedicadas a las aventuras conversacionales (El mundo de la aventura, El viejo archivero, El rincón del parsero) y de su colaboración con la empresa Aventuras AD, cuya actividad se prolongó desde 1988 hasta 1992, y dedicada profesionalmente y en exclusiva a las aventuras conversacionales. No hay que rechazar tampoco la participación de Dinamic Software, que queda en segunda posición con cinco aventuras hasta ese año, pero no es casual que consideremos que 1987 marca un punto y aparte; en esas fechas aparece el sello Aventuras Dinamic en esa misma casa, lo que poco después daría lugar a la principal iniciativa en este país vinculada al género, la ya citada Aventuras AD. La tercera marca que más se repite es la de la editorial Anaya, que en sus libros de informática llegó a publicar también otras cinco aventuras conversacionales como listados BASIC hasta la fecha, todas ellas traducciones de aventuras británicas.

Por su parte, es la aparición del GAC (Graphic Adventure Creator) y su empleo por Dinamic Software a partir de ese año de 1987, lo que realmente inicia la popularización del uso de herramientas específicas (los llamados “parsers”) para la creación de este tipo de juegos entre los aficionados, pese a algún intento previo en esa dirección, siendo el GAC el sistema empleado tanto por Dinamic Software, para el desarrollo de cuatro de sus títulos del género (empleando ya el sello Aventuras Dinamic en la publicación de tres de ellos), como por otras empresas (IBER Software, Delta Software, Raven Adventures, SPE, Dro Soft) que en la misma época hicieron alguna aportación al crecimiento del mundo de las conversacionales, frente al más bien desinterés mostrado por un software previo y semejante, el QUILL, y con el que consiguieron hacerse apenas un puñado de interesados, sin que su existencia tuviera ningún tipo de efecto en la producción de aventuras en castellano, como es visible en la anterior retrospectiva.

Todo esto es lo que, de mejor o peor forma, sembró el terreno para la posterior y monstruosa explosión del PAWS, en la que ahora no entraré y que dejo para posteriores post.

Historicidad de los 720k en la unidad B: del +3

MH150_07_fotoBueno, vamos examinar en este post por qué el empleo de disqueteras de 3’5″ como unidad B: en los ZX Spectrum +3, con el potencial uso de los 720kb que se pueden almacenar en las mismas no debería ser tratado como una rareza propia de la época de los emuladores, posterior al retiro comercial de los primeros. Lo cierto es que, ni mucho menos, fue esta una configuración usual. Pero en absoluto era desconocida. No mucho más que el uso de una segunda unidad Amstrad FD-1. Teniendo como objetivo demostrar tal afirmación, vamos a emplear para medir de forma aproximada la popularidad de tal configuración principalmente la sección Consultorio de la revista MicroHobby y utilidades aparecidas posteriormente en otras revistas especializadas.

Una de las primeras menciones (la segunda, de hecho) que conozco del tema parece ser la aparecida en la revista número 163 (febrero de 1988), en un análisis de la máquina (no en el Consultorio) firmado por Jesús Alonso Rodríguez. Lo cierto es que el autor tampoco pormenoriza la cuestión, solo pasa sobre ella al presentar el interesante concepto de almacenamiento on-line:

MH163_35_texto

Dejando de lado que la cosa tenga alguna otra complicación, en el resto de las citas, se mantiene la publicación en la misma linea, haciendo normalmente alusión a la norma SHUGART,  que permite conectar una disquetera, cualquiera que sea el tamaño de sus discos, a los interfaces preparados para ello, el del +3 (un uPD765) incluido. Así, encontramos referencias a la instalación de una segunda disquetera de 3’5″ como unidad B: en máquinas +3 en la MH 161 (enero-febrero de 1988, página 18 y página 19), MH 183 (diciembre de 1988, página 51), MH 188 (mayo de 1989, página 50 y página 51), MH 192 (octubre de 1989, página 50), MH 204 (noviembre de 1990, página 48) y MH 212 (julio-agosto de 1991, página 24 y página 25). Del examen de las alusiones en la sección Consultorio, puede extraerse que no solo lo contemplaban como posibilidad, sino que incluso lo recomendaban. Hasta aquí las andanzas públicamente conocidas a través de la revista MicroHobby.

Si revisamos los programas que hay en el WOS, vemos que ya en 1990 hay utilidades como el “Megamat 800”, para formatear discos de 3’5″ en la unidad externa B: en un formato propio de 800K. De 1991 es “B: Drive Format”, otro programa de similares características pero empleando el formato +3DOS/PCW. A finales de 1993, con el cadáver aun sin enterrar, se distribuyen utilidades para PC-MSDOS que llevan a cabo el proceso de formatear discos de 3’5″ para +3 a 720k. Una de ellas  es el programa “P3MAKE”, también conocido como “+3 Tools” y programado por J. Elliot. Ese mismo año, de la mano del programador Garry Lancaster, aparecen “MSDOS File Transfer Utility” y “Spectrum +3 Multi-Formatter”  (descargables en la página de las ROMs +3e), ambas para ser usadas con una segunda unidad B: de 3’5″ añadida. A lo largo de 1994 aparece un nuevo programa para +3, el “DU Formatter” o “DU52P3”, una utilidad programada también por J. Elliot procedente del entorno CP/M que será distribuida más tarde con la revista electrónica OUTLET Magazine (número 110  de octubre de 1996); se trata de una utilidad destinada a formatear discos eligiendo entre 15 formatos posibles, ocho para discos de 3″ y 7 para discos de 3’5″, estos últimos como unidad B: y con formatos de doble densidad (720kb). Hacia abril de 1994 aparece también la utilidad “3Dostran”, de Thomas A. Kjaer, con instrucciones sobre cómo instalar la segunda disquetera de 3’5″ en el +3 y sobre cómo trabajar con ella a 720k.

drive1Por su parte, en mayo de 1996 aparecía también en OUTLET Magazine número 105 una demo de la utilidad “DiSCDOS”, un programa para +3 que permite trabajar desde +3DOS con discos de 3’5″ del DISCIPLE/+D  en la segunda unidad. Tal y como comenté en el post anterior, aplicaciones para +3 que cubren esta configuración son también las aparecidas en OUTLET Magazine número 132 (agosto de 1998), “Out3to35” y “Out35to3”, luego corregidas y de nuevo publicadas en el número 137 (enero de 1999). Estos programas estaban destinados a, el primero copiar la revista electrónica desde un disco de 3″ en la unidad A: a un disco de 3’5″ en la unidad B: formateado a 180kb y el segundo, la operación inversa. Nótese que era el +3DOS en este caso el que se encargaba de formatear el disco de 3’5″, obteniendo los tradicionales 173kb por disco/cara. Finalmente, y también en 1998, apareció el “DU54”, una nueva versión del programa de Elliot.

En cualquier caso, sin el añadido de los 720kb, difícilmente podría competir el +3 con un 128 con DISCIPLE/+D, por ejemplo, siendo esta segunda configuración remontable a 1986, un año antes de la aparición de la máquina de Amstrad.

El tránsito

El tránsito del ZX Spectrum +3 y el resto de los Spectrums desde el reino de lo físico al territorio de la retroinformática se produjo de una manera mucho más suave de lo que a veces creemos. Recordemos que el la producción de +3 cesó en diciembre de 1990, manteniéndose aun sin embargo en el mercado el ZX Spectrum +2B hasta 1992.

En la revista MicroManía de noviembre de 1991, se hacía por primera vez mención de un emulador de ZX Spectrum para PC, el de Pedro Gimeno, distribuido gratuitamente, indicando además cómo conseguirlo. mh217_01La principal revista española dedicada a este ordenador, MicroHobby aguantó hasta enero de 1992, y en su último número también comentaba la existencia de los primeros emuladores de Spectrum para ordenadores PC. Ahí es nada, estamos hablando de una máquina que fue tan longeva que se superpuso la aparición de los primeros programas de este tipo, al que mucha gente la tuviera aun en funcionamiento en sus casa, se vendiera todavía software en tiendas, etc. La también española Amstrad Sinclair Ocio, que se había renombrado en mayo de 1990 a MegaOcio, y que seguía manteniendo en el encabezado de su portada, sobre el nombre de la revista, una cita a “AMSTRAD CPC – AMIGA – ATARI ST – SPECTRUM – NINTENDO – SEGA”, desapareció en abril del mismo año. En agosto de 1992 MicroManía publicaba su último cargador para Spectrum.

En el ámbito anglosajón, tradicional feudo del Spectrum, las principales revistas aguantaron poco más, como CRASH (abril de 1992), Sinclair User (abril-mayo de 1993), Your Sinclair (septiembre de 1993). Un fancine amateur bastante apañado, ZAT, que venía siendo publicado desde principios de 1990, aguantó hasta marzo de 1995. Finalmente, incluso una revista electrónica, OUTLET Magazine, que se distribuía normalmente como disco +3 y disco DISCIPLE/+D y que estaba en activo desde 1987, dejó de existir en 1999. Los boletines y fancines amateur normalmente tuvieron mayor duración. En los Países Bajos, el  boletín del Sinclair Gebruikersgroep Groningen/Assen, cuya historia se remontaba a 1983, sobrevivió hasta diciembre de 1998. Tenemos otros ejemplos de supervivencia más o menos marginal por ejemplo en la publicación del boletín del alemán Spectrum & SAM Profi Club Köln, iniciada en la década de 1990 y que concluyó en 2003.

StreetFighterII(Kixx)Sobre el software comercial, aun en 1992 US Gold Ldt publicó para el Spectrum títulos como “Bonanza Bros”, “G-LOC” o “Indiana Jones and the Fate of Atlantis”, la británica Code Masters mantenía una producción como si ese mismo año el ordenador no hubiera sido retirado del mercado, con bueno títulos como “Steg the Slug”, “Crystal Kingdom Dizzy”, “Sergeant Seymour Robot Cop”, “DJ Puff”, “Captain Dynamo”, “Stryker – In the Crypts of Trogan”, o “Grell and Fella”, mientras que ya en 1993 otras casas de software como Gremlin Graphics Software Ltd , quizá con mucha más visión de futuro, llegaban a lanzar en 1993 apenas algún título, como “Nigel Mansell’s World Championship”, o la compañía Go! su “Street Fighter II” en lo que en los países del este europeo se producían juegos como por ejemplo “Il Noma della Rosa”.

Algunas pequeñas compañías británicas especializadas en aventuras conversacionales, la mayoría de ellas nacidas a finales de la década de 1980, como Zenobi Software (1987), The Adventure Workshop (1990), Adventure Probe Software (1991) o Dream World Adventures (1992) mantuvieron algunos años más la producción y venta de software para Spectrum, con títulos como “Celtic Carnage” (1993), “The Guardian” (1994), “The Caves of Skull” (1995), “Sphere of Q’li” (1996), “Murder Mystery Weekend” (1997) o “Going Critical” (1998), superponiéndose pues a la fase de desaparición de la máquina y popularización del emulador, lo que solo parcialmente es válido para algunas iniciativas españolas en la misma línea como Sindicato del Software (por ejemplo “Whitman Day”, 1992; “Nueve de cada diez lápidas están cambiadas”, 1993, entre otras), Videofex (“Los Misterios del Gusano”, 1993; “Cultos sin nombre”, 1994), Peñazo Soft (“El Arte de la Fuga”, 1992; “Achús Babilonia”, 1993) o Rock’n’Soft (“Federico Jones”, 1994; “Zhor, el Rey de Oidumas”, 1994, entre otras). Como se puede observar, la retirada activa del ZX parece haber ocurrido a mayor velocidad en el caso español.

gauntlet3Es en los países del este europeo y en Rusia, donde la introducción de los 16 bits no se produjo sino unos años más tarde que en Occidente, donde las condiciones propiciaron el mantenimiento operativo por un poco tiempo más de la plataforma ZX como ordenador doméstico, mientras Europa y América se volcaban en las consolas de videojuegos y en los ordenadores PC de nueva generación. Estas máquinas rusas, ordenadores clónicos a la manera en la que en España se había producido por ejemplo el Inves Spectrum Plus, mostraron también un arraigo entre la comunidad de primeros programadores y usuarios rusa en la década de 1990 comparable en muchos aspectos a la europea de la década de 1980, con juegos como “Towdie” (1994), “Twilight” (1995) o “Scorpions: Die Machine” (1996), por poner solo algunos ejemplos, y con una transición tardía hacia nuevas y más potentes tecnologías, siendo lo habitual el hardware correspondiente a un Spectrum 48k o un 128k (muchas veces con ampliaciones de memoria), con un interface Beta-Disk añadido, siendo las máquinas más conocidas en Occidente el Pentagon 48 y 128 (el último modelo fue el Pentagon 1024 SL) y el Scorpion ZS-256 (el último modelo fue el Scorpion ZS-256 Turbo+).

Paralelamente a todo esto, habían hecho su aparición los ya citados primeros emuladores de Spectrum, que pronto se multiplicarían. Ya se ha mencionado la temprana aparición de ellos en la MicroManía de noviembre de 1991. En 1992 aparecían el “The Spectrum Emulator/SPECEM” y el “JPP”, mientras que el “Spectrum” de Pedro Gimeno fue publicado y distribuido junto con la revista PCManía de diciembre de ese año; en la Micromanía de enero de 1994 se anuncia la disponibilidad para descarga en el sitio de HoobyTex, en la red IberTex, de un emulador de Spectrum, y en noviembre de 1994 es lanzado el “Warajevo ZX Spectrum Emulator”, apareciendo en la MicroManía de ese mismo mes y año publicidad comercial del emulador “Z80 Spectrum Emulator”.

sp35Aquí es necesario hacer un inciso para señalar que en 1995, se iniciaba tímidamente el proyecto de World of Spectrum en Internet, lo que es un indicador de que la industria del emulador estaba consolidándose. Ese mismo año fue lanzado el emulador “EMUZ”, siendo regalado en un pack de juegos de Dinamic Multimedia el emulador de Pedro Gimeno;  en 1996 aparecían los emuladores “ZXSpectr” y “X128”,  en 1998 el emulador “R80” y así por decenas hasta la fecha.

plus3eA partir de todo esto, el mundillo del Spectrum post-Spectrum estaba listo para seguir su andadura. Entre 1999 y 2001 empezó a popularizarse la primera novedad realmente propia de esta nueva época, la conexión de una disquetera de 3’5″ al +3 y discos para ella con formato y capacidad de 720K, además totalmente compatible con el +3DOS original, lo que ha sido llamado por algunos Spectrum +3.5 y que no fue tratado en profundidad en la época anterior. En MicroHobby, por ejemplo, sí fue comentada varias veces la posibilidad de instalar una segunda disquetera de 3’5″ al +3 como unidad B: aunque se asumía que sin un programa especial, el formato para estos discos sería de 180K. En la revista electrónica OUTLET Magazine número 132 de 1998 aparecieron algunos programa de utilidad que recogían esta eventualidad, llamados “Out3to35” y “Out35to3”. Al parecer el primer programa “moderno” que alcanzó popularidad y que explícitamente recogía la posibilidad de formatear los discos a 720k, llamado “CPDTools”, era para PC y surgió en el mundillo post-CPC en 1997, y dado que el +3DOS no era sino una versión modificada del AMSDOS, los discos adecuadamente formateados resultaban manejables desde +3 sin necesidad de hacer nada más.  Junto a esto surgieron los primeros interfaces para conectar discos duros al +3 y no mucho tiempo después vio la luz la que se trata desde mi punto de vista de la novedad más importante del inicio de esta época: una corrección, optimización y ampliación desarrollada por Garry Lancaster de las ROMs que contenían el +3DOS original, siendo además totalmente compatible, en lo que ha sido denominado ZX Spectrum +3e y recibido bastante aceptación. El más reciente desarrollo que parece contar con un aprobado general es una sustitución de la ULA original de Ferranti por la nueva ULAplus, desarrollada entre 2008 y 2011.

La comunidad Spectrum hispana, que desde abril de 2002 cuenta con un portal temático en http://www.speccy.org/, por su parte inició en julio de 2003 la publicación de un webzine de gran calidad, el Magazine ZX, que prolongaría su vida a lo largo de 17 números, hasta marzo de 2009.