MicroHobby número 213, Cinta 42

Imagen 003

He de reconocerlo, yo soy un usuario tardío del Spectrum. Cuando llegué, a nuestra maquinita tenía los días contados. Pero como era adolescente y no me enteraba de nada, estaba enamorado de ese ordenador negro, de lo que había visto y leído del mismo.

Mi primera cinta de MicroHobby fue la 42, que venía con la revista número 213, de septiembre de 1991, que fue la primera MH que compré. Recuerdo aquellas demos del “Darkman” y de “Poogaboo”. Y aquel “Ballblazer” que jamás conseguí cargar (posteriormente me pasaría lo mismo, aunque más dolorosamente, con “La abadía del crimen”, que venía en la cinta 44 de la revista número 215).

Lo cierto es que posteriormente conseguiría hacerme con un buen número de las cintas de MH, y con casi todas las revistas. Pero por entonces, aquella primera revista y su cinta, con olor a nuevo, eran más que suficiente. También es cierto que tenía de antes un par de revistas más, la 190 y la 191, bastante destrozadas, que había conseguido de segunda mano (sin las cintas). Los dos juegos que me habían venido de regalo con la compra del ZX Spectrum +2A (“Chase H.Q. II: Special Criminal Investigation” y “RoboCop 2”) me gustaban pero no me entusiasmaban.

spectrum2_01Sin embargo los dos juegos (mejor dicho, las dos demos, solo podías jugar una fase) de plataformas de la cara A de esa cinta (“Darkman” y “Poogaboo”) me encantaban. Las jugaba una y otra vez. No tardaban mucho en cargarse, eso era una de las cosas buenas de las demos. A todo esto, teniendo en cuenta que la última MH publicada (número 217) lo fue en enero de 1992, como se puede ver, llegué en el momento justo para hacer una inversión de futuro al comprarme la máquina de Amstrad/Sinclair. La foto que acompaña a éste párrafo, la he sacado de http://elpixeblogdepedja.com/2010/02/coleccionismo-spectrum-2-pack-police-%C2%A1como-nuevo.html en tanto que, en efecto, esa es la promoción que yo compré, el “POLICE PACK”, 29.900 pesetazas (si no recuerdo mal) de las de entonces, todos mi ahorros del cerdito de toda mi vida, vamos.

En un videoclub que había cerca de mi casa, tenían en un expositor cintas de las series de 595 pesetas de varios ordenadores de 8 bits, y de allí me fui nutriendo. En mi recorrido hacia la escuela había también varias tiendas donde había igualmente juegos de esta serie económica. Así adquirí “Don Quijote”, “Vindicators”, “RoboCop”, “Cozumel”, “Razas de Noche”“Mad Mix Game”, “Driller”“Batman”, “WEC Le Mans”, “Turrican”, entre los que me vienen ahora a la cabeza. También recuerdo haber comprado programas (vamos, juegos) en El Corte Inglés, casi en lo que iban desmontando la sección para ZX Spectrum, en concreto el pack MAX (Maximum Action Xtra), ahí es nada el nombrecito. Intercambiando juegos con compañeros de la escuela descubrí un gran juego, “Humphrey”.