Tetratétidas

Las tetratétidas son el futuro, de eso que no le quepa a nadie duda alguna. Es una cuestión matemática y también de geometría.

rumer-3Lo cierto es que la primera incursión en esta dirección, la iconografía tritética surge del horno holliwoodiense en la década de 1970-1980. Entre los clásicos inolvidables de este precursor, podemos encontrar a la archifamosa marciana de “Desafío Total” (1990, con un remake de 2012), y apariciones irregulares y fugaces, como por ejemplo en la lamentable “Galaxina” (1980) o en “Star Trek 5: The Final Frontier” (1989), entre otras varias vinculadas al género de ciencia ficción.

En esta configuración, se presentan normalmente los dos senos estándar y un tercero localizado entre ambos, casi siempre a la misma altura vertical.

urlNo sé si estará relacionado con el hecho de que las tritétidas se dan más en la Naturaleza que las tetratétidas, pero para estas segundas hemos tenido que esperar más. Quizá porque esa diferencia marcara la frontera de lo natural frente a lo estético y visual. Pude encontrarlas por primera vez en el popular videojuego “Unreal”, aunque no era por supuesto el inicio de su historia: ya en la película de género fantástico “The Warrior and the Sorceress” (1984) podemos encontrar el mismo número y distribución espacial. Investigando, podemos citar también “Earth Girls Are Easy” (1989) y pocas más. Pero existir existen.

Empezando

Tenía muchas ganas de crear un blog dedicado a las mil cosas intrascendentes que pueblan la memoria de mi juventud, así que este primer mensaje no hará sino aclarar quién es (o fue) Moebiuspuck. Se trabaja de un animalejo con pinta de canguro que salía en un cómic titulado “Supernova”, publicado en las revistas Súper Mortadelo y Din Dan, y también en la colección Joyas Literarias Juveniles, a lo largo de la década de 1970. Este bicho, además, hablaba como cualquier persona, y aparecía siempre metido en una máquina del tiempo con forma de tetera gigante, o más bien de botafumeiro gallego, acompañado de un hombre viejo, el profesor que había inventado al parecer la máquina de tan discutible buen gusto en el diseño, y que se habría tropezado con Moebiuspuck en sus viajes espacio-temporales.

Ahí es nada.